Cocemfe Ciudad Real

Noticias

 

 

La CRUE llama a la Universidad a ser 'ejemplo' de integración de la discapacidad

El presidente de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), Manuel José López, ha hecho un llamamiento a las universidades españolas para que sean un "ejemplo clarísimo" de cara al resto de la sociedad en la inclusión de las personas con discapacidad tanto en sus instalaciones y servicios como en los currículos académicos de los títulos que ofertan.

"Si la universidad es representante del conocimiento el ejemplo que puede dar al defender una sociedad inclusiva tiene que ser clarísimo. Tiene que ser su objetivo fundamental crear una sociedad inclusiva", ha insistido López, que tiene una discapacidad visual.

El presidente de los rectores ha participado en la presentación del proyecto de la CRUE y la Fundación ONCE para introducir el concepto de 'diseño para todos' (orientado a la inclusión de las personas con discapacidad en la sociedad) en los planes formativos de seis carreras universitarias: Administración y Dirección de Empresas, Pedagogía, Psicología, Trabajo Social, Derecho y Medicina.

La iniciativa, que ha contado con la colaboración de una treintena de profesores, de 17 universidades y de un centenar de expertos en materia de inclusión y de las distintas áreas del conocimiento, completa así la segunda fase de un proyecto que se inició en 2006 orientado, en una primera fase, a carreras de tipo técnico, como ingeniería informática y arquitectura.

"La primera fase iba dirigida a construir un entorno inclusivo" --ha explicado la coordinadora del Grupo de Trabajo de Discapacidad de la Red Universitaria de Asuntos Estudiantiles de la CRUE, Ángela Barrios-- mientras que la segunda fase pretende dotar de capacidades para incluir a todas las personas a los profesionales de distintas áreas relacionadas con la atención a las personas".

De cara al futuro del proyecto, López ha explicado que la presentación de las nuevas guías es tan solo "el final de una etapa del camino" a la que seguirán otras. Además, ha ensalzado el "esfuerzo paradigmático" de la Fundación ONCE, coordinadora, impulsora y responsable de la financiación del proyecto, en la inclusión de las personas con discapacidad en un marco en el que "la sociedad se esta inventando nuevos sistemas de exclusión social como la pobreza en Europa o la exclusión del inmigrante y del extranjero".

En este sentido, el vicepresidente ejecutivo de la Fundación ONCE, Alberto Durán, ha agradecido también el compromiso de las universidades y de quienes trabajan en ellas, "a menudo con recursos y tiempo limitados" con el proyecto de "crear una sociedad para todos".

Durán ha definido la inclusión del 'diseño para todos' en las diferentes disciplinas académicas como "una necesidad de futuro" de cara a que los currículos de las carreras universitarias "contemplen las necesidades de toda la población".

"Un médico tiene que tener formación para atender a personas con discapacidad, y lo mismo un psicólogo que un abogado. También los empresarios deben conocer las obligaciones, oportunidades y posibilidades en relación con las personas con discapacidad, celos también como ciudadanos y potenciales clientes de una empresa", ha señalado.

Piden considerar violencia de género la esterilización forzosa de las mujeres con discapacidad

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) propone que la esterilización forzosa o el aborto coercitivo de mujeres con discapacidad sean consideradas formas de violencia de género y así queden recogidos mediante una reforma en la ley integral. Esta es una de las propuestas que el Cermi ha elevado al Gobierno para la modificación de la normativa que cumple en noviembre diez años. El objetivo es incorporar la perspectiva de la discapacidad y sus especificidades, tanto en las estadísticas oficiales como en el texto legal.

 

Para la institución, es necesario "ampliar el concepto de violencia contra las mujeres y las niñas adoptando la redacción del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas", que considera no sólo la violencia que ejerce la pareja sino toda aquella que proceda del entorno familiar e institucional, como la esterilización forzada y el aborto coercitivo.

En este sentido, recuerda que tanto la esterilización forzosa como el aborto coercitivo siguen practicándose, sobre todo, en el caso de las mujeres y niñas con discapacidad intelectual o psicosocial sin contar con su consentimiento bajo el pretexto de su bienestar.

Otra de las propuestas aspira a conseguir igual tratamiento ante la ley para las mujeres con discapacidad intelectual o psicosocial que son maltratadas por sus parejas, ya que "suelen no ser consideradas aptas para el cuidado de sus hijos" a favor del maltratador, que se sirve de esta circunstancia para incapacitar a la mujer y quedarse así con la custodia.

Por otra parte, la entidad propone la adecuada consideración del tratamiento de la discapacidad cuando esta se adquiere como consecuencia de un acto de violencia, especialmente cuando se trata de violencia psicológica, pues puede acarrear enfermedad mental que, generalmente, o no se reconoce, o se tarda en hacer, agravando consecuentemente la situación personal de la mujer.

Además, el Cermi pide la incorporación del concepto de "ajuste razonable" en las provisiones de accesibilidad de la Ley, ya que, según explica, la Ley cuenta con algunas previsiones sobre accesibilidad para casas de acogida y otros recursos ofrecidos, pero "la realidad es que estos no son accesibles".

Cinco universidades y 21 empresas colaboran en el Proyecto Unidos para apoyar la integración laboral de la discapacidad

Un total de cinco universidades y 21 empresas colaborarán en la segunda edición del Proyecto Unidos, de la Fundación Adecco, para apoyar la integración de las personas con discapacidad en la universidad y, desde ahí, garantizar que puedan acceder al mundo laboral.

El proyecto experimenta en su segunda edición un crecimiento del número de apoyos tanto por parte de las universidades (que pasan de una a cinco) como por parte de las empresas, que ofrecerán prácticas laborales, empleo y acompañamiento a los participantes, y que aumentan de 12 a 21.

A juicio del presidente de Fundación Adecco, José María Echevarría, el impulso que recibirá el proyecto con el incremento de colaboradores nace del "sentimiento de que esto funciona", algo que ha confirmado el director general de la fundación, Francisco Mesonero.

Pablo Pineda, el primer europeo con síndrome de Down en obtener una diplomatura (Magisterio) y actualmente estudiante de psicopedagogía ha participado en la presentación de la iniciativa junto con los representantes de la fundación y de las universidades y empresas que forman parte de ella.

Subcategorías