Cocemfe Ciudad Real

Noticias

 

 

"Si ganamos, tumbamos toda la masacre que se está haciendo con los dependientes"

La Plataforma en Defensa de la Ley de la Dependencia ha anunciado que están a la espera de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha al recurso que interpuso contra la orden de la Dependencia del Gobierno regional. "Necesitamos de forma urgente la aportación económica para pagar a la procuradora", aseguran desde esta asociación sin ánimo de lucro y sin subvenciones públicas que quiere atajar los recortes sufridos en estos últimos tres años y medio.

"Nos acaban de comunicar que ya estamos en el periodo de conclusiones del recurso que se interpuso ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha contra la orden de Dependencia de la Junta. Si ganamos tumbamos toda la masacre que se está haciendo con los dependientes", explican. 

"Necesitamos de forma urgente la aportación económica para pagar a la procuradora. No tenemos tiempo. Cualquier ayuda es importante. La cuenta de la Plataforma es 0049 1215 11 22903015444.  BANCO DE SANTANDER", agregan para exhorar a todos los ciudadanos a que contribuyan a esta causa emprendida contra los recortes hacia uno de los colectivos más vulnerables.

Fuente: dclm.es

¿Quieres saber qué es un retrón? Descúbrelo hoy en la conferencia de AEDEM-CR

El próximo viernes, 12 de diciembre, tendrá lugar la próxima conferencia del ciclo organizado por AEDEM-CR, la Asociación de Esclerosis Múltiple de Ciudad Real, CAPACITADOS 2, con la conferencia a cargo de Raúl Gay, titulada “Vivir siendo un retrón”.  Como viene siendo habitual será a las 18:30 en la sala de conferencias de la Residencia Universitaria Santo Tomás de Villanueva de Ciudad Real.

Raúl Gay Navarro nació en Zaragoza en 1981. Periodista, lector, escritor y retrón. Ha trabajado hasta hace poco de redactor en los informativos de Aragón Televisión (en la actualidad se encuentra en excedencia) y colaborado con Pablo Echenique en el blog “De retrones y hombres” de el diario.es del que son coeditores.

Esta es su definición de retrón: No nos gusta la palabra "discapacitado". Preferimos retrón, que recuerda a retarded en inglés, o a "retroceder". La elegimos para hacer énfasis en que nos importa más que nos den lo que nos deben que el nombre con el que nos llamen.

Las noticias sobre retrones no deberían hablar de enfermitos y de rampas, sino de la miseria y la reclusión. Pablo Echenique-Robba y Raúl Gay, dos retrones con suerte, intentan decir las cosas como son, con humor y vigilando a los tabúes. Para pasarles por encima con la silla.

El concepto retrón surgió porque Pablo y Raúl se cansaron de leer y oír muchas y variadas formas de denominar a este curioso grupo de humanos. Las más habituales son “discapacitado” o “minusválido”; versión más suave, ésta última, de la más antigua y extrema “inválido” . Es decir, en lugar de “aquél que no vale nada” (inválido), “aquél que vale menos” (minusválido). Para la gente que no tiene sentimientos y, por tanto, prefiere abandonar el disfraz del latín y las esdrújulas, están disponibles las denominaciones explícitamente despectivas, como “cojo”, “tullido” o “cascao”, entre otras. Pero también hay gente bien intencionada. No sería justo olvidarnos de ellos. Así, mediante las perífrasis “persona con discapacidad” o “persona con minusvalía”, a veces se recuerda que estos seres sorprendentes son también personas (aunque no quede claro siempre a primera vista) y uno queda mucho mejor. En esta línea, también se ve por ahí “persona de movilidad reducida” y, para los más exigentes, para los que no quieren quedar bien sino muy bien, existen experimentos lingüísticos de extremado tacto, como por ejemplo “diverso funcional”.

Diversas formas de ver la vida. La misma vida en diferentes enfoques. Descubre todo lo que puede dar de sí el lenguaje en esta nueva cita de Aedem-CR

El número de desempleados con discapacidad aumentó un 1,8% en 2013

El Instituto Nacional de Estadística (INE) presentó al final de pasado año, los datos del informe ‘El empleo de las personas con discapacidad. Año 2013’, en el que se refleja que la tasa de paro de la población con discapacidad aumentó un 1,8%, afectando a 187.000 personas.

 

Estos datos, cotejados un año después, reflejan también que el aumento del desempleo entre la población con discapacidad fue un 0,5% superior al que se produjo entre el resto de la población. Además, se incrementó especialmente entre las mujeres con discapacidad, cuya tasa de desempleo creció un 2,5% y se sitúa en el 35,3 por ciento. En el conjunto de la población con discapacidad, la tasa de desempleo fue del 35%, frente al 26% de la población sin discapacidad, según el estudio.

Además, el informe recuerda que, de acuerdo con los datos de la Base de Datos Estatal de las Personas con Discapacidad, en España hay 1,42 millones de personas con certificado de discapacidad en edad laboral (entre 16 y 64 años), por lo que el colectivo supone el 4,2 por ciento de la población española en edad de trabajar.

De acuerdo con los resultados de 2013, la diferencia de la tasa de empleo entre hombres y mujeres sin discapacidad es de un 1,1% más para las mujeres, mientras que en el colectivo con discapacidad la diferencia es de un 0,4% más para las mujeres, debido al incremento de ese año.

Por otra parte, la tasa de actividad del conjunto de las personas con discapacidad es del 37,4 por ciento, mientras que en el resto de la población es del 77,2 por ciento; y el índice de empleo es del 24,3 por ciento, un 32,8 por ciento menos que el del resto de la población.

En lo referente al tramo de edad, no hay diferencias en la distribución del desempleo entre personas con discapacidad de las franjas de 25 a 44 años y de 45 a 64 años. Ambos registran un 46,1 por ciento de paro.

En cambio, por nivel de estudios, los datos indican que las personas con discapacidad que tienen estudios superiores son el colectivo con menos paro (a excepción del grupo que no tiene ninguna formación, que representan el 1,2% de los parados) y son un 12,4 por ciento del total. En cambio, quienes tienen únicamente estudios de secundaria y programas de formación e inserción laboral representan el 62,2% de los parados con discapacidad y aquellos que únicamente han estudiado primaria, el 24,2 por ciento.

Asimismo, la evolución de la actividad del colectivo varía según el tipo de discapacidad, siendo las personas con discapacidad en los sistemas digestivo, endocrino o metabólico las que registraron un mayor incremento de la actividad (un 5,6 por ciento más hasta el 45,5 por ciento), seguidas de las personas con trastorno mental (un 3,9 por ciento más, hasta alcanzar el 31,2 por ciento), y las personas con deficiencias auditivas, cuya actividad se incrementó un 2,2 por ciento y son el colectivo con mayor tasa de actividad entre las personas con discapacidad, un 59,5 por ciento.

En el extremo opuesto se encuentran las personas con discapacidades de tipo osteoarticular cuya actividad se redujo un 4,4 por ciento hasta el 42,8 por ciento, y quienes tienen una discapacidad en los sistemas cardiovascular, respiratorio o inmunológico, que tuvieron una caída de las actividad del 2,1 por ciento, hasta alcanzar el 32,1 por ciento.

Aún así, las personas con discapacidad intelectual (27,5 por ciento de actividad) y quienes tienen una discapacidad en el sistema neuromuscular (29,7 por ciento de actividad) son quienes registran los índices menores en este sentido.

Por otra parte, entre las personas con discapacidad que tenían empleo en 2013, la mayoría trabajaba en el sector de servicios sociales y sanidad (13,2%), seguido de las actividades industriales extractivas y manufactureras (12,4%), la Administración Pública y defensa (10,9 %) y las actividades administrativas y servicios auxiliares (10,8%). En menor medida, un 7,2% de las personas con discapacidad empleadas trabajaban en la educación, un 7,4% en el comercio al por menor (excepto de vehículos) y un 6,1 % en información y comunicaciones, u otras actividades empresariales relacionadas con seguros, sector financiero, inmobiliario, científico o técnico, entre las principales actividades.

Subcategorías

2017, Cocemfe Ciudad Real

Sitio web actualizado por Miguel Ángel Martín