Cocemfe Ciudad Real

Noticias

 

 

EL CIRCUITO DE ACCESIBILIDAD CONCIENCIÓ A TRAVÉS DEL JUEGO

Sucedió en noviembre de 2014

La Plaza de España de Daimiel fue nuevamente el espacio donde se ubicó el circuito de accesibilidad de Cocemfe Oretania Ciudad Real para conmemorar el Día Internacional de los Derechos del Niño en una gran fiesta infantil con diversidad de actividades concienciativas en las que se pretendió que los niños experimentaran cómo  se puede jugar aunque se tenga una discapacidad.

Al acto, según las cifras emitidas por Ayuntamiento acudieron alrededor de un centenar de pequeños de entre 3 y 12 años quienes, acompañados y dirigidos por diez monitores de actividades de ocio, desarrollaron diferentes juegos y deportes adaptados con el fin de que tomaran conciencia sobre la palabra discapacidad.  Todas estas actividades han tratado de simular principalmente la discapacidad física y visual. Precisamente el circuito de accesibilidad ponía en situación  a los chiquillos sobre las dificultades que una persona en silla de ruedas o con muletas se encuentra a diario en el espacio urbano si éste no está suficientemente adaptado. Bordillos, resaltos, toldos y cabinas telefónicas con alturas indebidas fueron algunos de los problemas que pudieron constatar los más jóvenes del municipio en la maqueta a escala real que Cocemfe Oretania Ciudad Real pone a disposición de este tipo de actividades de sensibilización. Un recorrido de obstáculos que los chicos también realizaron con los ojos vendados y ayudados por un bastón para ponerse en la situación de una persona con discapacidad visual.  

Otra de las actividades consistió en realizar diferentes deportes adaptados. El baloncesto en silla de rueda, el fútbol o el hockey fueron alguno de ellos. Por equipos, los jóvenes han disputado encuentros siguiendo el rol de adquirir una dificultad añadida. Los niños también disfrutaron del popular juego de las sillas, en el cual los pequeños bailaban alrededor de las sillas a la pata coja o con las manos o piernas vendadas, problemas todos ellos para suponer la discapacidad motriz.

 

Del mismo modo se organizó un taller de pintura titulado “Mira cómo pinto”, en el cual los chavales han coloreado con témperas utilizando sólo una mano o la boca. A la celebración también acudieron la edil de Infancia, Pepi Lourdes González-Mohíno, y la auxiliar de apoyo de este área, Teresa Loro, las cuales tampoco quisieron perderse esta fiesta de más de dos horas y media donde la accesibilidad y la diversión se dieron la mano como protagonistas. 

 

 

COCEMFE-CR CLAUSURA EL CURSO DE CARNÉ DE CONDUCIR

Sucedió en octubre de 2014

Cocemfe Ciudad Real clausuró en octubre  el curso de ‘Permiso de conducción “Clase B” para personas con discapacidad’. Esta formación, única en todo el territorio nacional, aboga para que las personas con discapacidad aprendan a conducir. “Es un conocimiento vital para el colectivo, ya que el poder desplazarse les abre muchas puertas para integrarse social y laboralmente”, explican desde la Federación Provincial de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica.

En esta nueva edición, una quincena de personas con capacidades diferentes, de diferentes puntos de la provincia, ha asistido a las clases, en las instalaciones de la ciudadrealeña autoescuela ‘Campus’, entidad que se ha implicado con el alumnado formándoles y ayudándoles a conseguir 13 aprobados teóricos y, al cierre de esta edición, 3 aprobados prácticos. “Hasta el momento, tenemos tres nuevos conductores que han superado sendas pruebas, pero esperemos que poco a poco sean más”, eran las palabras del director de ‘Campus’, José Joaquín Garzás.

Carmen Baos, gerente de Cocemfe Ciudad Real, fue la invitada a clausurar esta actividad formativa presencial de 510 horas. “Consciente de esos magníficos resultados, quiero daros la enhorabuena a todos, tanto profesores, como alumnado”, iniciaba su intervención. “Es importante resaltar que cada alumno parte de unos objetivos, unas vivencias y una experiencia, diferente a la del resto, y gracias a la implicación de todos, se está consiguiendo llegar a buen puerto”, añadía.  Asimismo, Baos alentaba a continuar a los que aún no habían conseguido el ansiado aprobado. “Los que aún no tienen el carné de conducir entre sus manos han de seguir siendo constantes y armarse de paciencia, pues ya habéis andado un gran recorrido y ahora, queda mucho menos que cuando empezasteis para lograr el objetivo”.

La gerente de Cocemfe Ciudad Real también tenía palabras de agradecimiento para Garzás y el profesorado que ha acompañado al grupo en estos últimos meses. “Ha sido la primera vez que hemos realizado esta formación en la capital y nos hemos sentido como en casa. Todo ello es gracias a la labor de todo el personal del Campus, que nos recibió en sus instalaciones con los brazos abiertos”, sentenciaba. Uno de los puntos que más se estudió para desarrollar la actividad en estas instalaciones fue la accesibilidad y el compromiso de su personal para con las personas con discapacidad. Dos características que Campus cumple a la perfección.

AKD

Baos no quiso dejar de ensalzar la labor que la academia y consultoría AKD realiza siempre que la Federación Provincial requiere de sus servicios. “Cuando iniciamos nuevos proyectos formativos, Cocemfe Ciudad Real deposita toda su confianza en AKD consciente de su profesionalidad avalada por más de 20 años de experiencia”.

Características

Desde el pasado mes de abril, el alumnado ha tenido como objetivo “alcanzar la formación teórico-práctica necesaria para presentarse con probabilidades de superar las pruebas establecidas por la Dirección General de Tráfico para la obtención del Permiso de Conducción Clase B”. Para ello han abordado cuestiones como la señalización; el alumbrado; la progresión normal y maniobras básicas de circulación; los aspectos técnicos de un vehículo, su mecánica y consumo, o las nociones reglamentarias fundamentales en relación con la vía y la velocidad, entre otros temas. Esta formación ha estado cofinanciada por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y el Fondo Social Europeo y ha contado con la posibilidad de obtener becas en concepto de ayuda familiar, de transporte o por discapacidad.

Ante la aceptación y acogida de esta formación, “que siempre nos demandan”, Cocemfe Ciudad Real ya ha empezado a trabajar en una nueva edición. 

El Centro Integral ‘Vicente Aranda’ vivió la feria ‘a tope’

Sucedió en septiembre de 2014

Las personas con discapacidad luchan a diario por su integración. Constantemente entre sus reivindicaciones podemos ver, leer o escuchar argumentos en pos de una mayor integración laboral, educativa, pero sobre todo social. Sin embargo, no toda la responsabilidad para que esa integración sea real recae en el grueso de la sociedad. Es cierto que los ciudadanos, las instituciones, los organismos o las empresas deben posicionarse a favor de las personas con discapacidad, facilitándoles el libre acceso a lugares y actividades. Pero, a pesar de esto, son ellas mismas, las personas con discapacidad, las que, por qué no decirlo, como de costumbre, han de dar el primer paso. Y esto es precisamente lo que han hecho los integrantes del Centro Integral ‘Vicente Aranda’. En una nueva muestra de superación, esfuerzo y sobre todo, ganas de vivir, el grueso de sus usuarios han aprovechado al máximo las ferias y fiestas de Daimiel, lugar donde está ubicado dicho centro.

El colectivo estuvo presente en el amplio abanico de actividades lúdicas que se han ofrecido durante estos días festivos. Desde conciertos, hasta paseos por el recinto ferial, el grupo es un claro ejemplo de cómo se han de vivir unas fiestas locales, ya que si el programa de actos no se adaptaba a sus posibilidades, tanto usuarios como trabajadores buscaban la alternativa perfecta para disfrutar de esta intensa semana con la que, de algún modo, se dice adiós al verano, para dar paso al inicio de una nueva temporada.

La música protagonista

Si de algo han disfrutado los usuarios de la residencia de Cocemfe Oretania Ciudad Real, ha sido de la música. Tras la inauguración de las fiestas, llegaba uno de los platos fuertes, el concierto de la popular cantante Malú para decir adiós al mes de agosto. Y sí, allí acudieron las personas con capacidades diferentes para hacer ver al resto de ciudadanos, que ellos también disfrutan la música, sintiendo y emocionándose con ella. Pero, los propósitos del grupo no quedaron ahí, días más tarde volvieron a acudir al Auditorio Municipal para escuchar a La Húngara.

El baile del vermú fue sin duda otro de los atractivos de las fiestas, ubicado en la Plaza de España, el corazón de Daimiel, los vecinos se reunieron al medio día para bailar al compás de diferentes orquestas. No pudieron faltar al acto, nuestros protagonistas, que atrajeron más de una mirada curiosa pues, a pesar de sus limitaciones físicas y sus sillas de ruedas, son capaces –como de tantas otras cosas- de marcarse increíbles bailes.

Al ruedo

El grupo tampoco faltó a una cita que ya es tradicional en Daimiel: el Gran Prix. Diversas pruebas protagonizadas por equipos con una invitada muy especial en alguna de ellas, la vaquilla. La actividad entretiene a pequeños y mayores gracias a las divertidas peripecias que tienen que realizar los participantes. En esta edición, además de la vaquilla, la lluvia quiso ser también protagonista, privando a los usuarios de la residencia ‘Vicente Aranda’ y a muchos ciudadanos más, de disfrutar del espectáculo al completo.

El penúltimo día de feria, integrantes y trabajadores del Centro Integral visitaron los ‘chozos’, un lugar de encuentro de vecinos y visitantes al medio día en donde se pueden disfrutar tradicionales platos manchegos y asados. “Son días para romper con la rutina y que mejor manera de hacerlo que comiendo fuera de nuestras instalaciones y platos poco usuales en nuestros menús diarios”, explicaron. Entre conversaciones y bromas, el grupo quiso de esta manera, hacer balance de tan intensos días y despedir las fiestas 2014 con la esperanza e ilusión de poder disfrutarlas con la misma energía este  año. 

Subcategorías

2017, Cocemfe Ciudad Real

Sitio web actualizado por Miguel Ángel Martín