FAMMA.ORG

 

Aplicaciones que miden constantes vitales, como la presión arterial; que ayudan a administrar insulina a los diabéticos; que recuerdan al paciente que debe tomar su medicación; o que recomiendan ejercicio físico son algunos de los ejemplos de asistencia sanitaria que pueden realizarse hoy a través de dispositivos móviles. Sobre esta nuevo tipo de servicios trabaja la Comisión Europea a través de un libro verde sobre la salud móvil (mHealth).

La salud móvil abarca la práctica médica y sanitaria pública apoyada por dispositivos móviles, como los teléfonos inteligentes, las tabletas y otros dispositivos inalámbricos, incluidas las aplicaciones de bienestar y estilo de vida conectadas a productos sanitarios y sensores. Si se desplegara todo su potencial, la sanidad móvil podría recortar los costes sanitarios de la UE por un importe de 99.000 millones de euros de aquí a 2017, según estima la UE.

La Comisión ha lanzado una consulta sobre sanidad móvil en la que pide colaboración para encontrar vías de mejorar la salud y el bienestar de los europeos mediante el uso de dispositivos móviles, tales como teléfonos móviles, tabletas, dispositivos de monitorización de pacientes y otros aparatos inalámbricos.

La sanidad móvil tiene un gran potencial, ya que proporcionará a los ciudadanos los medios necesarios para gestionar su propia salud y mantenerse sanos más tiempo, mejorará la calidad de la asistencia sanitaria y el confort de los pacientes y ayudará a los profesionales de la salud en su trabajo. Así pues, la búsqueda de soluciones de sanidad móvil puede contribuir al desarrollo de unos sistemas sanitarios modernos, eficientes y sostenibles. También se prevé que reduzca las costosas visitas al hospital, ayude a los ciudadanos a hacerse cargo de su propio estado de salud y bienestar e impulse una sanidad centrada en prevenir en vez de curar. Constituye asimismo una gran oportunidad para el floreciente sector de las aplicaciones y para los emprendedores.

Casi 100.000 aplicaciones de sanidad móvil están ya disponibles en numerosas plataformas, tales como iTunes, Google play, Windows Marketplace o BlackBerry World. Las veinte aplicaciones gratuitas más populares de deporte, mantenimiento físico y salud registran ya 231 millones de descargas a nivel mundial.

 

Por último, en 2017, 3.400 millones de personas en el mundo tendrán un teléfono inteligente, y la mitad de ellas utilizará aplicaciones de sanidad móvil. Si se desplegara todo su potencial, la sanidad móvil podría recortar los costes sanitarios de la UE por un importe de 99.000 millones de euros de aquí a 2017.

Información adicional

2017, Cocemfe Ciudad Real

Sitio web actualizado por Miguel Ángel Martín