Destacado

Cuatro personas con paraplejia son capaces de mover voluntariamente los músculos previamente paralizados como resultado de una nueva terapia que consiste en la estimulación eléctrica de la médula espinal, según las conclusiones de un estudio financiado en parte por los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), y la Fundación Christopher y Dana Reeve, en Estados Unidos.

Los participantes, cada uno de ellos paralizados desde hace más de dos años, fueron capaces de flexionar voluntariamente sus dedos de los pies, los tobillos y las rodillas, mientras el estimulador estaba activo, y los movimientos han mejorado con el tiempo al combinarlos con rehabilitación física. Los investigadores involucrados en este trabajo, que se publica este martes en 'Brain', dicen que la terapia tiene el potencial de cambiar el pronóstico de las personas con parálisis, incluso después de años con la lesión.

"Cuando supimos que un paciente había recuperado el control voluntario como resultado de la estimulación de la médula, nos pusimos cautelosamente optimistas", reconoce Roderic Pettigrew, director del Instituto Nacional de Imágenes Biomédicas y Bioingeniería (NIBIB, por sus siglas en inglés) de NIH, que prestó apoyo al estudio. "Ahora que la estimulación de la médula ha sido exitosa en cuatro de cuatro pacientes, existe evidencia que sugiere que una gran cohorte de individuos, previamente con poca esperanza realista de una recuperación significativa de la lesión de la médula espinal, puede beneficiarse de esta intervención", añade.

Uno de los hallazgos más impresionantes e inesperados del estudio es que dos de los pacientes que se beneficiaron de la estimulación de la médula tenían parálisis completa motora y sensorial. En estos pacientes, la vía que envía información sobre la sensación de las piernas al cerebro se interrumpe, además de la que manda datos desde el cerebro a las piernas con el fin de controlar el movimiento. Los investigadores se sorprendieron por el resultado porque habían asumido que al menos algo de las vías sensoriales necesitaba estar intacto para que la terapia fuera efectiva.

La Confederación Española de Personas con Discapacidad Física (Cocemfe) quiere mostrar públicamente su satisfacción tras el anuncio realizado ayer por parte de los ministerios de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Justicia e Interior de revisar la valoración policial del riesgo de las víctimas de violencia de género con un nuevo cuestionario, que incluirá factores de vulnerabilidad como la situación de discapacidad, entre otros.


"Incluir la variable de discapacidad en las estadísticas de violencia ejercida en mujeres es una reivindicación que hemos hecho desde el sector de la discapacidad y que se está viendo correspondida por el Gobierno. Por ello, consideramos que es esta medida es muy positiva, ya que permitirá conocer las situaciones de maltrato en nuestro colectivo y poner en marcha actuaciones dirigidas a erradicarlo", señala el presidente de Cocemfe, Mario García.


Asimismo, Cocemfe recuerda otra medida positiva en este sentido, cuando la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género incorporó en su boletín anual publicado en 2013 un apartado sobre mujeres con discapacidad, permitiendo conocer que de las 52 asesinadas por sus parejas o exparejas en 2012, cinco, un 9,6%, tenían algún tipo de discapacidad. Además, según datos de Naciones Unidas, el porcentaje de mujeres con discapacidad que sufren violencia machista se sitúa en el 80% y con un riesgo de sufrir abusos sexuales cuatro veces mayor que el de la población en general.


"Desde Cocemfe creemos que es necesario un verdadero cambio social que ayude a luchar contra la violencia de género en las mujeres con discapacidad y, para ello, el Gobierno debe proporcionar un mayor impulso a los instrumentos dirigidos a su plena normalización y que todas las políticas que se realicen tengan en cuenta a las mujeres de este colectivo", explica Madio García.


Del mismo modo, la Confederación apunta que los diferentes recursos y servicios disponibles para combatir la violencia de género en general, tampoco tienen en cuenta a las mujeres del colectivo, como demuestra la falta de accesibilidad en la mayoría de centros y pisos de acogida y el insignificante número de plazas que sí están adaptadas a su situación.


Además, la entidad insta a las administraciones públicas a poner en marcha nuevas medidas para luchar decididamente contra la invisibilidad a la que están sometidas las mujeres y niñas con discapacidad y evidenciar las formas de violencia que no se consideran como tal y que, precisamente por eso, no se incorporan a la planificación de las políticas contra esta lacra ni la población en general lo ve como un problema social.

 


Cocemfe desarrolla desde 2010 un programa de apoyo psicosocial y prevención de la violencia de género en mujeres con discapacidad con la colaboración de la Confederación Estatal de Mujeres con Discapacidad (Cemudis). Esta iniciativa, actualmente con presencia en ocho comunidades autónomas, contó en 2013 con la participación de 1.769 mujeres con discapacidad, permitió detectar más de 150 casos de violencia y proporcionó formación a 296 personas de la Administración y el tercer sector.

Fundación Universia ha puesto en marcha un proyecto de orientación que acompañe a los participantes con discapacidad hasta la puesta en marcha de su proyecto emprendedor, un servicio que guiará a los participantes en la realización del análisis de la idea de negocio, la elaboración del plan de viabilidad, la tramitación administrativa y forma jurídica a adoptar, la solicitud de pago único de la prestación de desempleo, la solicitud de subvenciones, el análisis de alternativas de financiación, entre otras cuestiones que puedan surgir.

 

Fundación Universia y la Asociación Española de Emprendedores con Discapacidad - Sí Podemos, colaboran desde 2012 para fomentar el carácter emprendedor de las personas con discapacidad como opción de inserción laboral y desarrollo profesional de los mismos, según recuerdan los impulsores del proyecto.

Además, en esta línea de trabajo, Fundación Universia ha recibido el Sello de "Entidad Adherida a la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven 2013-2016" que concede el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, con el objetivo de facilitar la inserción laboral de los jóvenes mediante el autoempleo y el emprendimiento.

 

La Fundación presentó un proyecto de trabajo para el periodo 2013-2016 en torno a una serie de acciones: el asesoramiento y formación especializada a emprendedores con discapacidad y el apoyo a la cultura emprendedora.

Información adicional

2017, Cocemfe Ciudad Real

Sitio web actualizado por Miguel Ángel Martín