Cocemfe Ciudad Real

OROZU TEATRO ABRE LA PUERTA AL FESTIVAL A COMPAÑÍAS QUE TRABAJAN TAMBIÉN PARA EL PÚBLICO CON DISCAPACIDAD

Don Volpone, una versión libre de Volpone, el magnífico, del dramaturgo inglés Ben Johnson, con reminiscencias de la comedia del arte, hacía ayer historia en el Teatro Municipal de Almagro, en el marco de Festival Internacional de Teatro Clásico de Alamagro, que de la mano de la compañía Orozu Teatro abrió la puerta a los montajes inclusivos a nivel de escenario y a nivel de público. Un proyecto liderado por la ONCE que llegaba a la 41 con la intención de hacerse un hueco en futuras ediciones y que se fue de allí, en la tarde del miércoles, con un aplauso del público asistente al espectáculo. 

La propuesta es merecedora del aplauso por el esfuerzo de poner en escena este montaje, valiéndose de un elenco formado por varios actores con discapacidad visual y auditiva que estuvieron a la altura de lo que se les pedía, para contar la historia de este avaro y pícaro personaje, Volpone, que a todos intenta engañar y que termina engañado.

Cuatro actores y casi una decena de personajes, que a las órdenes de Andrés Alcántara convierten esta comedia del siglo XVII en una propuesta clown con moraleja, que destaca por mostrar la cara más divertida del texto revestido para la ocasión por una propuesta circense de la que cabría destacar una banda sonara que llega al público.

Un espectáculo que consigue el aplauso y la risa de un público, sin duda entregado a esta propuesta cargada, tal vez de más, de guiños a la actualidad a la que le falta algo de rodaje, -se estrenaba en Almagro-, y responder a varias preguntas. La primera, ¿es necesario tirar de palabras malsonantes para despertar la risa del público? La segunda, ¿si es una obra inclusiva, no habría sido bueno contar con un intérprete de la lengua de signos u otras herramientas para llegar a las personas con discapacidad visual y auditiva?

La Tribuna de Ciudad Real / M.Sierra/ Almagro