El 34% de los trasplantes cardíacos realizados en España en 2016 se llevaron a cabo en pacientes en lista de espera superurgente o Código 0, mientras que el tiempo medio de espera para recibir este tipo de trasplantes urgentes es de 7,6 días, según los datos ofrecidos durante la presentación del primer registro nacional de trasplantes cardíacos urgentes

 
Este primer registro nacional analizó la situación de los pacientes que se encuentran conectados a dispositivos de asistencia ventricular de corta duración a la espera de un trasplante de corazón.
 
Según explicó el doctor Eduardo Barge, del servicio de Cardiología del citado centro hospitalario y uno de los coordinadores del Registro, "este estudio se ha desarrollado entre 2010 y 2015 en 16 centros de España, periodo en el que se realizó el seguimiento a 291 pacientes en Código 0. De ellos, 230 recibieron el trasplante (79%), 54 fallecieron sin recibirlo (18,6%) y siete se recuperaron sin necesidad de este trasplante (2,4%)".
 
La prioridad de los enfermos que necesitan un trasplante cardíaco se ordena en tres categorías: las urgencias 0 y 1 y el trasplante electivo para el resto de pacientes en lista de espera. La urgencia 0 implica prioridad nacional para recibir el primer corazón adecuado ante el deterioro del estado de salud del paciente conectado a estos dispositivos de asistencia circulatoria.
 
A este respecto, el doctor Rafael Matesanz, presidente del Comité Científico de la Fundación Mutua Madrileña, entidad que ha financiado este Registro, explicó que "esta situación de urgencia 0 es cada vez más frecuente, ya que estos dispositivos de asistencia circulatoria y los tratamientos farmacológicos han conseguido aumentar la supervivencia de estos enfermos. De hecho, a principios de este siglo el 20% de los trasplantes cardíacos que se realizaron en España eran superurgentes y hoy en día este porcentaje se ha incrementado al 34%, mientras que el 49% de estas intervenciones se realizan a pacientes en lista de espera urgente". Según Matesanz,  la media de espera de España es "impensable" en otros países donde ésta se puede situar en unos 20 días.
 
Otros datos del Registro confirman que pese a la gravedad de los enfermos en Código 0, los resultados postrasplantes son alentadores, ya que la supervivencia al alta hospitalaria es del 74%. El estudio constata, además, la gran eficiencia del sistema español en la obtención de órganos para trasplante.
 
En este sentido, la doctora Marisa Crespo, cardióloga del Hospital Universitario de A Coruña y coordinadora del Registro, explicó que conectar al paciente muy grave a un dispositivo de asistencia circulatoria de corta duración como puente del trasplante cardíaco salva la vida al enfermo en shock cardiogénico refractario.  "Conectar a los pacientes a un dispositivo de asistencia circulatoria de corta duración permite mejorar la función de los órganos y el estado del paciente antes de que se realice el trasplante. El uso de estos aparatos es una de las razones por las que en España tenemos una media de 7,6 días para recibir un trasplante, lo que, además, reduce el número de complicaciones que provocan estas máquinas (hemorragias o trombos, entre otras)", según señaló.
 
De hecho, el registro ha evidenciado que conectar al paciente muy grave a estos dispositivos salva la vida a enfermos con shock cardiogénico refractario; que a pesar de la gravedad de los enfermos que entran en código 0 la supervivencia al alta hospitalaria tras un trasplante fue del 74 por ciento, frente al 11 por ciento de los que no recibieron un órgano; y que la evolución post-trasplante difiere según el tipo de asistencia utilizada para mantener al paciente y la situación del enfermo en el momento del trasplante.
 
Las conclusiones de este Registro ya se han tenido en cuenta para definir los criterios de inclusión en lista de espera de trasplante cardíaco urgente por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT).
 
 
 

Información adicional

2017, Cocemfe Ciudad Real

Sitio web actualizado por Miguel Ángel Martín